Albergue
con la ayuda de: Consejería de Turismo y Cultura
 
Contador gratis

L'ESPACIU AGRARIU

Mª Esther García López

Los animales de l.labor

En casi tolas casas yaran las vacas las que facían los l.labores, sobre manera, nas casas que nun había buois. Las vacas de tiru ou vacas pal xugu, había qu’amansialas, xonciéndolas con outras que ya taban avezadas a tirar, primeiro pa tirar na tierra con trabayos más cenciellos, gradar, sal.lar, etc. Ya despuós ya s’aponían al carru. Cada vaca enseñábase a tirar pola sua mano. Anque a del.las enseñábaseis a tirar polas duas manos por si se vían en dalguna ocasión ensin tiru, yara más fácil busca-ys pareya.
Las vacas cuando taban trabayadas daban menos l.leite ya si taban preñadas tenían peligru d’abortar; había qu’andar con cudiáu col pesu que se ponía no carru ya con non apuralas demasiáu. Cuando dalgún vecín se vía ensin tiru porque–y cuadrara que las tenía paridas ou por outru motivu, iba daquién de casa con el.las, a veces namás l.levaban una vaca de la mano, que la necesitaban.
Venían d’outras casas cola gabita, en tiempu de recoyer la yerba porque en La Degol.lada ya mui cuestu’l tarrén y pa tirar del carru cargáu de yerba necesitábase más d’una pareya.
Las vacas xoncíanse col xugu, ya las mul.lidas. Las mul.lidas poníanse-ys na cabeza pa que’l xugu fuera seguru ya nun las mancara, atábanse al xugu colos corniales, correas de cueru l.largas. Las mul.lidas ya los corniales yaran tamién de cueru. P’aponer el carru poníase la dopla ou el sobeyu.
Pa enganchar la grade, la sal.ladora, l’aráu, la semadora, l’arrendadora utilizábase’l tirante, un cordel gordu d’espartu con un ganchu ya amarráu al xugu ou a la dopla. Tamién s’utilizaba la cadena d’agabitar.
Los trabayos nas tierras procuraban facese bien ceo, ou al caer el sol anque si yara muitu trabayu tamién había qu’andar pol sol.
Los l.labores que se facían colas vacas de tiru, amás de tirar del carru pa traer la yerba seca, y del.las veces el verde. Nos caberos años en ca Pachín y en ca La Cruz tienen maquinaria, tractores, segadora, retrobato, pala pa cargar el cuitu y ya nun tienen ganáu de tiru. Los últimos buois de tiru fueron los de ca El Peceiru, que se vendieron nel añu 1990.
Non siendo en ca Pachín, en tolas casas hubo buois que facían el l.labor de las vacas de tiru. El.lo, magar ser la casa más rica de la Degol.lada, pero la más bona de trabayar porque ya la más chana, ya enseguida introduxeron la maquinaria.
Los buois tenían que tirar cada ún pola sua mano, sinón nun tiraban. Había qu’acariñalos ya tratalos bien, nun se-ys podía pegar porque sinón garraban zunas que yá nunca se-ys quitaban. 
Los buois iban a pacer al monte, tolos días menos los que tenían que tirar que se-ys daba de comer na corte. Nunca iban a los praos a pacer porque despuós avezábanse a la pación de los praos ya nun querían el monte.

 

FONTES CONSULTADAS:
Informantes: Esther López García, Ricardo García Pérez ya Joaquín García Pérez.
La mías vivencias na aldea de La Degol.lada, l.lugar unde nací ya paséi la mía infancia ya mocedá.
Bibliografía:
GARCÍA GARCÍA Ernesto, GARCÍA LÓPEZ, Mª Esther,(1999): La matada en La Degol.lada (Valdés). Cultures, nu 9. p.p.359-373. Uviéu. Academia de la Llingua Asturiana.
GARCÍA LÓPEZ, Mª Esther (1989): Rel.lumos folclóricos d’occidente. Lletres Asturianes. Uviéu. Academia dela Llingua Asturiana.
VILLALAÍN FERNÁNDEZ, José (1915). Topografía médica del Conceyu de Luarca. Madrid. Anales de la Real Academia de Medicina.
Padrón Municipal. Ayuntamientu de Valdés.
Llibru d’actas de matrimonios de la Parroquia de La Montaña de Rionegro (Valdés) 1897-2000.