Albergue
con la ayuda de: Consejería de Turismo y Cultura
 
Contador gratis

L'ESPACIU AGRARIU

Mª Esther García López

Creencias ya influencias alredor de la sementera

La l.luna ya un elementu de muita influencia nos semaos ya collechas. Hai que semar ya recoyer en cuartu menguante, porque d’esa manera, las berzas nun espigan; las patacas nun echan los guíos ou gal.loupos tan fácil y nun se puonen tan pronto rebiecas. La l.luna tamién influye en dalgunas personas que cuando ta chena puonlos l.lunáticos ya de mal humor.
Cuando vienen las gaviotas anuncian envernada, tamién el páxuru del augua qu’empezaba a pedir l’augua, con un soníu como de gotas que caen nun aguaceiru. Paez ser qu’esti páxaru ya’l picatureru. Anía nas castañales ya pica’l tueru hasta fer un furacu.
Las andolinas vienen yá pal bon tiempu, si s’adelantan y cuadra qu’hai una envernada, dizse que ya la envernada de las andolinas. Hai un dichu refería a la migración de los páxaros que diz asina:
“El cucu ya’l rulu ya’l parpagayar, el día San Pedro pasan la mar”
La parpayega fai los níos nos trigales, solía venir en primavera.
El cucu, enseguida se sabía de la so llegada, cuca al alto la l.lieva. Los nenos dícen-y un cantar:
Cucu de mayu
rabu d’escoba
¿Cuántos años faltan 
pa la mía boda?”
Tantas veces como cucaba faltaban d’años pal casamientu.
Los páxaros son, un pouco, los enemigos de las collechas porque comían el granu. Pa escorrelos pónense-ys espantuyos. Los espantuyos fanse con un armazón que consiste nun capiel.lu mangáu nun palu que sirve de cuerpu con outru palu cruzáu pa los brazos. Después vístense con roupa vieya, ya puónse-ys un sombreiru. Chántase no mediu la tierra ya los páxaros nun s’atreven a pousase. Asina escuérrense los cuervos, los glayos, las pegas, las niervas, etc. Nos caberos años como nun se sema granu, cuomen la fruta, ya por eso l’espantuyu nun morréu, sigue poniéndose nos güertos, ya nos l.lugares onde acude la comia. 
Yara costume poner trampas a los páxaros. De forma de troncu de pirámide. Facíase un armazón colos palos cruzaos. Sosteníase d’un palu que namás tocalu deixaba caer la trampa ya quedaba’l páxaru dientru. Poníase-ys una panoya de cebu. Los glayos que caían nas trampas, tirábanse a picotazos a los que los iban a sacar. Nos caberos años nadie-ys pon trampas a los páxaros. 
Las patacas había que procurar que nun tuviera la tierra moyada, las fabas tenía que procurase l.labrada ya preparada pa que tuvieran la tierra descansada.
A veces las tierras chenábanse de yerba mala, que miedra muito, tenían que quitala toda ya tirala nun sitiu que nun volviera a la tierra pa que nun quedara niciu.
La maleza, los tarrones, la yerba que-y l.lamaban gargantilla ou cunta, quitábase de la tierra, tanto antes de semar como despuós, porque ponía las tierras de maíz bravas. Esta yerba amontonábase, sacábase de la tierra ya queimábase en borrones.

FONTES CONSULTADAS:
Informantes: Esther López García, Ricardo García Pérez ya Joaquín García Pérez.
La mías vivencias na aldea de La Degol.lada, l.lugar unde nací ya paséi la mía infancia ya mocedá.
Bibliografía:
GARCÍA GARCÍA Ernesto, GARCÍA LÓPEZ, Mª Esther,(1999): La matada en La Degol.lada (Valdés). Cultures, nu 9. p.p.359-373. Uviéu. Academia de la Llingua Asturiana.
GARCÍA LÓPEZ, Mª Esther (1989): Rel.lumos folclóricos d’occidente. Lletres Asturianes. Uviéu. Academia dela Llingua Asturiana.
VILLALAÍN FERNÁNDEZ, José (1915). Topografía médica del Conceyu de Luarca. Madrid. Anales de la Real Academia de Medicina.
Padrón Municipal. Ayuntamientu de Valdés.
Llibru d’actas de matrimonios de la Parroquia de La Montaña de Rionegro (Valdés) 1897-2000.