Albergue
con la ayuda de: Consejería de Turismo y Cultura
 
Contador gratis

L'ESPACIU AGRARIU

Mª Esther García López

Los derivaos de los cultivos: El pan

Molíase, más ou menos tres ouchabas pa facer una fornada, que duraba unos ocho días. Amasábase trigu cuando lo había. Nas casas que más coyían comían más tiempu pan de trigu. Tamién se facía de centén y de maíz. Al maíz echábase-y la mestura, un pocu de farina de centén pa que ligase bien la pasta, la proporción yara de media ouchaba de centén por cada tres de maíz.
El pan de centén. Despuós d’abortelar la farina echáse nun montón na masera, fáise-y yun furacu nel mediu ya vei echándose-y l’augua templadina, el formientu ya’l sal. Vei revolviéndose cola mano hasta que la pasta se puón bien consistente. Primeiro trabáyase bien, pa un l.lau ya pa outru; van faciéndose fogacinas que se trabayan una por una, van colocándose na esquina la masera unas xunta outras, tápanse con una sábana ya un cobertor calentín ya déixase espel.lir hasta que la pasta ta bien l.levantada, sábese porque entós ya nun se notan las fogazas. Con un cuchiellu van cortándose cachos de pasta y dáse-ys nuevamente forma de fogaza. Van poniéndose nel tendal, una tabla cubierta con una sábana; la mitá de la sábana sirve pa tapar las fogazas, deixándolas repousar una media hora. Pasáu este tiempu fáise-ys un corte ou pínchanse con un tenedor. Pa enfornar, colócanse las fogazas na pala y van poniéndose bien colocadas nel fornu que tará bien roxáu. Pal pan de centén roxábase un pouco anantes porque nun tenía que tar tan caliente como pal de maíz. El de centén cuez enseguida. 
El fornu róxase con l.leña menuda sobre todo, si ya pan de centén porque la más gorda fai muita brasa ya calienta demasiáu ya entós arrebataba’l pan. La brasa vei arimándose a la puerta col sorradoiru. Roxar bien el fornu nun ya l.labor fácil, hai que tar d’el.lo pa da-y el puntu. La l.leña pue ser d’abedul, de carbayu ou d’avellaneiru. Tenía que tar bien seca. La de castañal nun val. Priéndese con una pouca de ganza, piñas ou uces secas. Vei metiéndose l.leña hasta que quedan las paredes ya’ l suelu del fornu bien blancu, porque la calor, pa que cueza bien el pan tien que salir de la base. Una vez roxáu barrese col bazcayu, un puñáu d’uces verdes ou fuletu, atadas nun palu con una cuerda moyada pa que nun queime.
El sorradoiru ya pa sorráyar el fornu, moviendo la brasa d’un l.lau pa outru pola base pa que caltrie bien. L.lueu vei apartándose pa un l.lau del fornu, ya apártase pa la puerta, ya miétese outra folgueirada de l.leña. Asina hasta que ta bien roxáu. Na puerta déixase una pouca brasa, si ya que nun ta demasiáu brabu porque sinón ya conveniente retirala toda. Si’l fornu ta demasiáu brabu arrebata ‘l pan ya l.levanta’l corteyu. Pa probar cuando ta abondo, échanse dientru unos garabuyinos ou un puñáu de ciscu. Si se priende rápidu yá ta abondo roxáu.
Col rodal.lu traise la brasa pa la puerta. Éste tien forma de semicírculu con un mangu l.largu. Tamién sirve pa traer el pan pa la puerta’l fornu, una vez cocíu.
La pala ya pa enfornar. Vei poniéndose fogaza por fogaza ya metiéndolas no fornu.
Cuando truena, ya bono poner la pala ya’l rodal.lo puénense na puerta en forma de cruz, bien na puerta casa ou na puerta la casa’l fornu. Asina espántanse los truenos.
Una vez metíu el pan zarrábase’l fornu, poníanse todos alredor ya facíanse los rezares. La buola yara la encargada de dirixir las oraciones: polas obligaciones de la casa, polos difuntos ya polas ánimas en xeneral. Tamién pa dar gracias a Dios por danos el pan. 
Pa los nenos de la casa, facíase-ys un bol.lu preñáu, con un chorizu dientru. Cuando ya ibal’añu p’arriba ya había menos chorizos, preñábase con un güevu. Tamién se-ys facía un bol.lu en forma perrín ou en forma de muñecu. Si ‘l pan yara de trigu, un bol.lu de cuernos ou una rosquía.
Yara costume l.levar el bol.lu a dalgún vecín col qu’había más rellación, por exemplu, a los vecinos de puerta. Nas casas que nun había nenos facían bol.lu preñáu, de xemes en cuando, pa los nenos de las outras casas. Tamién se-ys l.levaba el bol.lu ou una fogacina si había dalgún familiar cerca. Asina comían pan caliente ya prestába-ys muito. Cuando amasaban el.los devolvíanlo. 
El pan nun sabía amasalo cualquiera, había que trabayalo bien ya saber el puntu d’espel.lidura. Podía garrar cinta tanto por tar mal amasáu como porque’l fornu nun tuviera bien roxáu, nin demasiáu bravu nin de menos.
Estas costumes tán güei casi perdidas, amásase en contadas casas, de xemes en cuando, anque cuando se fai siguen faciendo lo mesmo. Agora gárrase’l pan al panaderu que pasa tolos días pola puerta

 

FONTES CONSULTADAS:
Informantes: Esther López García, Ricardo García Pérez ya Joaquín García Pérez.
La mías vivencias na aldea de La Degol.lada, l.lugar unde nací ya paséi la mía infancia ya mocedá.
Bibliografía:
GARCÍA GARCÍA Ernesto, GARCÍA LÓPEZ, Mª Esther,(1999): La matada en La Degol.lada (Valdés). Cultures, nu 9. p.p.359-373. Uviéu. Academia de la Llingua Asturiana.
GARCÍA LÓPEZ, Mª Esther (1989): Rel.lumos folclóricos d’occidente. Lletres Asturianes. Uviéu. Academia dela Llingua Asturiana.
VILLALAÍN FERNÁNDEZ, José (1915). Topografía médica del Conceyu de Luarca. Madrid. Anales de la Real Academia de Medicina.
Padrón Municipal. Ayuntamientu de Valdés.
Llibru d’actas de matrimonios de la Parroquia de La Montaña de Rionegro (Valdés) 1897-2000.