Albergue
con la ayuda de: Consejería de Turismo y Cultura
 
Contador gratis

L'ESPACIU AGRARIU

Mª Esther García López

El cortín

En La Degol.lada siempre hubo abeas. Ta’l cortín de ca Pachín nel monte La Comuña. De forma redonda con una parede de piedra. En ca El Xastre el cortín ta debaxo ‘l corredor de la casa, como en outras casas de la parroquia. Entrambas casas siempre tuvieron abondas colmenas. En ca el Peceiru y na Cruz, tamién tenían colmenas pero solían tener namás dos ou tres.
Los enxames salían pol branu. Cuando se vían venir pol aire encomenzaban a grita-ys: pousa, pousa, pousa…Poníase un caldeiru d’augua ya entamaba a zapicase p’arriba y a tira-ys tierra. Pero si l’enxame yá tenía casa buscada lo mesmo daba paralas que non porque el.las seguían el rumbu.
Si l’enxame se pousaba nun árbol colgábase’l truébanu del árbol, ya atábase pa que nun cayera, untábase por dientru con unas ceras de miel, ou sinón con una yerba que se l.lama yerba abieira que tien un golor mui fuerte y gústa-ys muito a las abeas. Pa que las abeas xubieran, petábase, con un palu, nel truébanu ya iba diciéndose: “arriba, arriba, abea maestra…”. Si tardaban en metese cientru facíase-ys fumu.
Los truébanos yaran de madera de castañu. Si’l castañu yá taba tubáu afuracábanlu ya polos l.laos facían-y unos furacos pa suxetar los palos qu’ iban por dientru. Encima’l truébanu ponían una calduya, que ya del árbol que da’l corchu, y enriba la calduya poníase una l.lábana pesada. La calduya yara d’un grosor d’unos dous ou tres cm. Las abeas apegaban las ceras a la calduya. 
Las abeas siempre trabayan a oscuras. Cuando s’esmelgaba, al outru día iban a tapar bien el truébanu pa que nun entrara claridá. Tapábase con bul.la ou con barru, hasta sellar bien el truébanu.
El tiempu d’esmelgar ya nel mes de setiembre. A veces esmelgaban duas veces (en ochobre). Había que quitais bien el miel, dexáis lo xustu pa comer, porque sinón fanse folgazanas. Este l.labor había que facelo un día tranquilu, que nun fixera aire y sobre l’escurecer. Si fai aire las abeas tán más agresivas. El fumu pa que marcharan las abeas facíase con un soplete o con un sacu bien envueltu que queimaba pouco a pouco.
Pa esmelgar cortábanse las ceras. L.lueu estruñábanse ya despuós colábase por trapos bien l.limpios. La cera vendíase a los cereiros, que venían de Castiella, con mulas hasta l.levalas cargadas.
El miel, amás de comelo con pan y colos frixuelos, utilízase pa curar el catarru y el dolor de garganta.
El día la fiesta de Belén el primer platu que se comía yara manteca con miel ya pan blancu.
Güei en La Degol.lada consérvanse los dous cortinos, el de Pachín ya’l del Xastre, ya pola parroquia tamién quedan dalgún outru con truébanos ya dalguna colmena moderna

 

 

FONTES CONSULTADAS:
Informantes: Esther López García, Ricardo García Pérez ya Joaquín García Pérez.
La mías vivencias na aldea de La Degol.lada, l.lugar unde nací ya paséi la mía infancia ya mocedá.
Bibliografía:
GARCÍA GARCÍA Ernesto, GARCÍA LÓPEZ, Mª Esther,(1999): La matada en La Degol.lada (Valdés). Cultures, nu 9. p.p.359-373. Uviéu. Academia de la Llingua Asturiana.
GARCÍA LÓPEZ, Mª Esther (1989): Rel.lumos folclóricos d’occidente. Lletres Asturianes. Uviéu. Academia dela Llingua Asturiana.
VILLALAÍN FERNÁNDEZ, José (1915). Topografía médica del Conceyu de Luarca. Madrid. Anales de la Real Academia de Medicina.
Padrón Municipal. Ayuntamientu de Valdés.
Llibru d’actas de matrimonios de la Parroquia de La Montaña de Rionegro (Valdés) 1897-2000.