Albergue
con la ayuda de: Consejería de Turismo y Cultura
 
Contador gratis

L'ESPACIU AGRARIU

Mª Esther García López

El gal.lineiru

Las pitas hasta mediaos de sieglu XX taban sueltas, pero l.lou encomenzaron a facese los gal.lineiros, zarraos con tela metálica aguantada por unos palos verticales. Asina, por una parte protexíanse las pitas del taforru ya de la raposa ya por outra taban más controladas p’alimentalas ya pa recoyer los güevos. A pedazos suéltanse pa que salgan a pacer ya pa que nun pararan de poner. En casi tolas casas tienen un gal.lu, porque asina los güevos taban gal.liaos pa poder echar las pitas a pitos cuando chocean
Nel mesmu gallineru tienen un cobertizu pa dormir, ya pa poner los güevos. Las muyeres de la casa mirábanlas a ver “cuantas tenían el güevu”, metiéndo-ys el dedu nel culu. Asina teníanlas controladas pa que nun los comieran, ya sabían con cuántos güevos cuntaban pa dir vendelos al mercáu de L.luarca que se celebraba los domingos. Agora nun se controlan estas cousas, mui poucas casas na parroquia vienden los güevos. 
Pa criar, échase a pitos la pita que meyor gura los güevos, dalgunas nun sacaban nada ya comían los güevos en vez de guralos. A las pitas echadas sepáranse del restu. A veces poníanse na corte, nuna cesta la tierra, preparada con un níu de hierba seca y tápase con outra cesta la tierra pa que nun escapara la pita. Dalgunas salían solas a comer ya volvían pal níu. Tardan 21 días en gurar los güevos: una vez que salían los pitinos, la pita cúdialos hasta más ou menos un mes. A dalgunas había que quita-yslos pa qu’empezaran a poner. Cuando nun chociaban las pitas de casa prestaba-ys la pita chueza un vecín ou daquién de la familia si vivía cerca. En cuantes criaba los pitos devolvíase-ys la pita ya si sacaba bona niada regalábase-ys una pol.la. Estos cambios tamién se facían colos güevos. Si na casa nun había güevos gal.leaos porque cuadraba que nun había gal.lu, cambiábanse con un vecín. Los güevos pa echar la pita tenían que ser mui frescos. Mientres se taban gurando nun se podían tocar, nin siquiera outra pita, porque sinón anoxábalos. La pita que se echaba a pitos tenía que tar bien chueza, si-y taba yá pasando marchábase del níu ya abandonaba los güevos. El níu facíase-ys con hierba seca, solía ponése-ys un poco de verde debaxo dicían que guraban meyor. Nos caberos años, échanse menos pitas a pitos, más bien compran las pol.las casi a puntu de poner ya aforran tol l.labor anantes descritu. 
Los enemigos de los pitos eran los taforros ya los cuervos. Enseguida l.levantábanse con un pitu ya si taban mui apuraos tamién l.levaban las pitas. De pouco servía grita-ys: ¡Ah, lladrón!, ¡suóltalu!, porque poucas veces lu soltaba.

FONTES CONSULTADAS:
Informantes: Esther López García, Ricardo García Pérez ya Joaquín García Pérez.
La mías vivencias na aldea de La Degol.lada, l.lugar unde nací ya paséi la mía infancia ya mocedá.
Bibliografía:
GARCÍA GARCÍA Ernesto, GARCÍA LÓPEZ, Mª Esther,(1999): La matada en La Degol.lada (Valdés). Cultures, nu 9. p.p.359-373. Uviéu. Academia de la Llingua Asturiana.
GARCÍA LÓPEZ, Mª Esther (1989): Rel.lumos folclóricos d’occidente. Lletres Asturianes. Uviéu. Academia dela Llingua Asturiana.
VILLALAÍN FERNÁNDEZ, José (1915). Topografía médica del Conceyu de Luarca. Madrid. Anales de la Real Academia de Medicina.
Padrón Municipal. Ayuntamientu de Valdés.
Llibru d’actas de matrimonios de la Parroquia de La Montaña de Rionegro (Valdés) 1897-2000.