Albergue
con la ayuda de: Consejería de Turismo y Cultura
 
Contador gratis

L'ESPACIU AGRARIU

Mª Esther García López

Los praos

En La Degol.lada hai praos de secano ya de regadíu, anque éstos son menos. Nos últimos años nun se riega porque, amás de los cambios sufríos n’agricultura, baxó’l nivel d’augua del ríu Zurdo.
Los praos fueron a más porque al ir deixando los cultivos ya pasando a tener más ganadería, las tierras fueron deixándolas de prau, unas pa pacer las vacas, outras pa verde ya outras pa seco, dependiendo del llugar d’asitiamientu ya de la clas de terrén. Xeneralmente, las partes más cuestas ya peores de segar deixábanse pa verde. Nas últimas décadas todo esto foi cambiando, pues aumentóse muitu la gandería ya la yerba guárdase en silos. Lo que nun se perdió foi la costume de facer los trabayos n’andecha; pa facer los silos xúntase muita xente ya l.lueu fan una bona merienda ou cena pa toos xuntos. 
A los praos de seco quítase-ys dalgún corte ya l.lueu yá se deixaban pa que la yerba medrara pa segala ya secala nel mes de xunetu. Despuós de segar la yerba, l.levábanse las vacas a pacer l’outoñu. Siempre se reservaba algún pa pacelu’l día la fiesta de Belén, pa que las vacas se fartaran prontu ya tuvieran tamién dalgo “estraordinariu” pa comer. Enantes de segalos, esveirábanse, con una foucina, pa facilitar el l.labor a los segadores. La yerba aprovechábase pa verde. Tamién se solían fradar las balseras pa que los artos nun comieran el prau. Yara mui importante el tener las ouriel.las cudiadas ya ‘l prau bien arregláu. Cuando taba segáu, tamién se recoyían las piedras que pudiera haber pol suelu, pa que l.lueu, nun tropezara la gadaña. Si’l prau taba cuitáu, había que parvalu anantes de que medrara demasiáu la hierba, porque sinon, esto yara una torga pa la siega.
Los praos más nietos reservábanse pa las vacas paridas, y pa las que taban dando l.leite.
Polas oriel.las l.lindábanse las vacas pola cadena. Era l.labor que-ys solía tocar a los nenos de la casa ya nun-ys prestaba muitu, porque tenían que tar muitu tiempu a pie firme ya tanto si facía fríu como si facía calor ya anque choviera había qu’aguantalo porque las vacas tenían que salir, asina dában más l.leite.
Los praos abonábanse con guanu ya con cuitu. Un añu guanu ya outru añu cuitu, namás a los praos de secanu; los de regadíu abonábanse con guanu, cada segundu añu, porque l’augua ayudaba a dar yerba. Agora riéganse con ourín del estercoleru, fanlo con una cuba.
La hierba sécase nel prau, primeiro esmarál.lase y deixase curar dándo-y vueltas col forcáu pa que cure polos dous l.laos. Si amagaba l’augua, amorenábase nel mesmu prau en morenas pequeñas ya l.lueu repitíase’l procesu. Una vez curada, traise pa los varales ya pal payar. Dependiendo del prau, cargábase nel carru del que tiraban los buois, ou las vacas, a veces con gabita, porque se cargaba muitu. Nos praos más cuestos, subíase a feixes, ou col burru, bien hasta’l payar ou bien hasta unde pudiera entrar el carru. Esti ya un l.labor mui cansáu, muitu po la mor del tiempu, y outru porque en La Degol.lada hai praos mui cuestos. Gúei la yerba ensílase en grandes rol.los de plásticu que tan cambiando la fisonomía del paisax, ya trabáyase too cola maquinaria: tractor, empacadora, voltiadora,cargador, etc.
Nun yara bono que los árboles ensombrecieran el prau. Polas veras solían plantar zreizales ya castañeiros, pero por aquel.la parte daban menos. Esto yara, a veces, motivu de riñas vecinales, porque precisamente estos árboles plantaos por unde taban las llendes ensombrecían tanto a ún como al outru ya sobre too, si la tierra’l vecín yara de semaos, por aquella parte, daba muito menos. Asina, había veces que’l vecín facía-y un “rosariu” cola bruosa, too alredor, al árbol pa que secara ya dexara de mermar colos raigones la collecha.
Outru problema yaran los moyones. Había dalgún vecín que tenía fixación por movelos de sitiu ya garrar más terrén pa él, ou movelos hasta que se caían pa l.lueu chantalos onde él meyor- y paecía.
Los praos de regadíu yaran menos abundantes en La Degol.lada. Regábanse los l.lamaos praos Nuevos, El Bosque, la Güerta la Juana, El Regueiro, Las presas, la Persona, el Prau del mediu, col augua del ríu El Zurdu. Nun ya un ríu de muitu caudal, asina qu’había que repartir l’augua. Pa poder aprovechala meyor fixeron los banzaos. Repartíase según l’hacienda. Féixose la presa maestra, que tien muitos años ya cada añu iban a l.limpiala, todos los vecinos n’andecha. El celador yara l’encargáu de l.lamar pa ir facer la presa. Despuós, l’amu de cada prau tenía que facer la contrapresa ya los caños. Esto fáise, cada añu nel mes d’ochobre pa deixalas preparadas pal iviernu. L’augua tocába-y una selmana a cada vecín, que tapaba los caños del otru ya abría los d’él. Si había chena había que trancar los caños pa que nun se fuera una fana. Según iban pañando la hierba iban soltando más ou menos los caños. Xeneralmente esto yara l.labor d’homes.
Había que tener cudiáu porque dalgún vecín yara mui aficionáu a roubar l’augua, tapando los caños antes de tiempu ou inclusu de nueite. Tamién se regaban las fincas de La Chana, ya la Fontanica del augua que vertía la fonte la Fontanica, ya aprovechando l’augua del camín cuando chovía muito. Turnábanse los dos vecinos, el Xastre ya los del Peceiru. Esta fonte namás permitía regar cuando había una chena d’augua, ya reventaban las fontes, entós ya había augua durante tol iviernu.
Del ríu Pequén riéganse los praos de la parte l’abesíu de casa Pachín.
Los praos son toos de pastos de propietarios ou dalgún arrendáu, nun hai pastos comunales, esceptuando los de la sierra, que foi comunal hasta 1948 que se partió en suertes.

 

 

FONTES CONSULTADAS:
Informantes: Esther López García, Ricardo García Pérez ya Joaquín García Pérez.
La mías vivencias na aldea de La Degol.lada, l.lugar unde nací ya paséi la mía infancia ya mocedá.
Bibliografía:
GARCÍA GARCÍA Ernesto, GARCÍA LÓPEZ, Mª Esther,(1999): La matada en La Degol.lada (Valdés). Cultures, nu 9. p.p.359-373. Uviéu. Academia de la Llingua Asturiana.
GARCÍA LÓPEZ, Mª Esther (1989): Rel.lumos folclóricos d’occidente. Lletres Asturianes. Uviéu. Academia dela Llingua Asturiana.
VILLALAÍN FERNÁNDEZ, José (1915). Topografía médica del Conceyu de Luarca. Madrid. Anales de la Real Academia de Medicina.
Padrón Municipal. Ayuntamientu de Valdés.
Llibru d’actas de matrimonios de la Parroquia de La Montaña de Rionegro (Valdés) 1897-2000.