Albergue
con la ayuda de: Consejería de Turismo y Cultura
 
Contador gratis

L'ESPACIU AGRARIU

Mª Esther García López

Las tierras de llabor. Los cultivos

Cada vecín tien las suas tierras propias. Nun hai nenguna tierra que sea d’esplotación comunal. Hasta las últimas décadas del sieglu XX semábase centén, trigu, maíz, patacas, berzas, cebol.las ya fabas con menos frecuencia; nos últimos años, outros productos como ayos, tomates, pimientos ya zanahorias pa consumu propiu. Güei en La Degol.lada hai poucu espaciu dedicáu a la agricultura; cuantayá que deixóu de semase centén ya trigu. Los demás productos namás se seman pa consumu propiu y maíz pa ensilar en dalguna casa. Esti fenómenu pue facese estensivu a tola parroquia de La Montaña de Ríu Negru.
El centén ya’l trigu yaran cultivos qu’anantias se semaban pa pan y aprovechábase la paya pal ganáu. El centén semábase no mes d’ochobre, dempués de preparar la tierra, ablandábase cola canadiense, achanábase cola grade ya dspués echábase’l cuitu estendíu pola tierra y l.labrábase la tierra col besadoiru tiráu de las vacas de tiru o de los buois. Una vez l.labrada la tierra semábase por encima, el centén, a mano, aventándolo con xeitu, y esparciéndolo cola mano pa que quedara bien repartíu. Era l.labor tanto d’homes como de muyeres, del que más arte tuviera pa facelo, pues non tol mundu sabía semar bien. Llueu nun se-y facía más nada hasta la siega que yara nel mes de xunu, más ou menos por San Xuan.
El trigu tenía ‘l mesmu procesu de semiente, anque se semaba un poucu más tarde, y si’l tiempu deixaba, en febreru había que sal.lalu, colos garduños, ir abriendo un poucu la tierra ya arrancándo-y la hierba lo que se pudiera pa que “nun lo comiera”. El peor enemigu yara la mángara, que lo blanquiaba enantes de tiempu, a veces venía el murgazu , una neblina mui piecha, con orbayu; poníalu negru ya, a veces, caía ya iba acamándose ún enriba d’outru ya nun daba collecha. Outras veces cola humedá garraba morrión ya nun servían las espigas pa pan porque daba’l pan negru. Esti morrión tamién lo echaba’l maíz.
La siega facíase nel mes de xunu, primeiru el centén porque maduraba enantes ya después el trigu. Si había muitu semao, llamábanse obreiros p’ayudar a recoyelo. Segábase cola foucina ou cola gadaña; entós había que resegalo cola foucina. Quedaba estendíu pola tierra ya había qu’espayalo, ye dicir, quita-y las hierbas pa que namás quedara la paya l.limpia. Después procedíase a encapel.lalu, tres ou cuatru puñaos en cada capiel.lu. Con una paleta de madera ya un palu aguzáu na punta llamáu tornu iba atándose. La paleta yara pa igualar la paya ya’l tornu p’anudar el l.liatu. El l.liatu taba feitu de la mesma paya. Un puñáu pequeñu, retorcíase bien pola mitá, quedando las espigas p’aprovechalas ya la outra parte p’amarrar el capiel.lu, l.labor que se facía col tornu, retorciéndo’l l.liatu alredor del capiel.lu ya sometiéndo el nudu por debaxo pa que nun se desfixera. Después procedíase a ponelu en repicas, los capiel.los derechos, cola espiga p’arriba, ya pa que curaran al sol. Cuando ya taba curáu facíanse medas, que yaran como las repicas pero más grandes. Quedaba amedáu unos días, hasta que se preparaba la era pa la mayada. El día que se mayaba primeiru poníase al sol en cordones pa que saliera bien. Los mayadores iban mayándolo, ya había una ou dos muyeres encargadas de repasalo capiel.lu a capiel.lu. Con un palu iban repasándose las espigas que quedaban mal mayadas. Cuando hubo la mayadora, yá nun facía falta esti repasu. Yara l.labor de los nenos de la casa ya de los que venían invitaos de la familia, recoyer las espigas que quedaban pola era ya tamién enantes na tierra. Facíanse en mazoquinos que s’ataban alredor colas espigas más l.largas ya iban mayándose al final. A cambio prometíase-ys un bol.lu preñáu.

FONTES CONSULTADAS:
Informantes: Esther López García, Ricardo García Pérez ya Joaquín García Pérez.
La mías vivencias na aldea de La Degol.lada, l.lugar unde nací ya paséi la mía infancia ya mocedá.
Bibliografía:
GARCÍA GARCÍA Ernesto, GARCÍA LÓPEZ, Mª Esther,(1999): La matada en La Degol.lada (Valdés). Cultures, nu 9. p.p.359-373. Uviéu. Academia de la Llingua Asturiana.
GARCÍA LÓPEZ, Mª Esther (1989): Rel.lumos folclóricos d’occidente. Lletres Asturianes. Uviéu. Academia dela Llingua Asturiana.
VILLALAÍN FERNÁNDEZ, José (1915). Topografía médica del Conceyu de Luarca. Madrid. Anales de la Real Academia de Medicina.
Padrón Municipal. Ayuntamientu de Valdés.
Llibru d’actas de matrimonios de la Parroquia de La Montaña de Rionegro (Valdés) 1897-2000.