Albergue
con la ayuda de: Consejería de Turismo y Cultura
 
Contador gratis

Los madreñeiros na parroquia de La Montaña


Na parroquia de La Montaña siempre hubo madreñeiros qu’abastecían las necesidades d’esti calzáu a los vecinos. Citamos dalgunos de los más conocíos ya que a lo llargo del sieglu XX trabayaron las madreñas. Ramón del Xenrín de Las Tercenadas, Daniel de la Ordovaga, Lulo del Teixidal d’Arriba. José Caunedo del Teixidal d’Arrriba (nacíu en Somiedo), Cífaro de Belén, ya Emilio Feito de Casa Carramín en Belén, que sigue n’activu ya participa en numerosas esposiciones por toda la nuesa xeografía ya nel estranxeru. Agora, David Martín Cisneros, un mozu nacíu en Piedras Blancas ya afincáu en Busecu, tamién sigue la tradición ya amás d’outros perguapos oxetos d’artesanía fai madreñas participando en numerosas exposiciones ya mercaos colas piezas fabricadas artesanalmente.
Pero los pueblos de la parroquia onde más más madreñeiros hubo fueron Menudeiru ya Zreizal. Estos vecinos amás de dedicase a l’agricultura ya a la ganadería, tenían como ayuda a la sua economía familiar l’oficiu de madreñeiros. Asina son célebres por esti oficiu: Baltasar, Santiago d casa’l Cadul.lu, José González de Casa’l Menor, Ramón García de Casa Cardaníu, Francisco Rodríguez de Casa Teresa, Balbino García ya la sua fía Justa de Casa Vidal, Oscar González de Casa María, Pablo González de Casa Baxu, Sandalio Vidal que yera nacíu en Somiedu (el conceyu de los madreñeiros) ya afincóse en Menudeiru. Tamién de somiedu yeran los madreñeiros que venían tolos iviernos a Casa d’Anuca yallí facían madreñas a xornal. Los hermanos Carlos ya Pedro de Casa Santos fueron los últimos qu’abandonaron la forma artesanal de facer madreñas pa introducir la máquinaria. Cola máquina fabricaban unos 80 pares al día, mientres que de forma artesanal, cada madreñeiru de los citaos facía de 4 a 5 pares diarios. 
Ya de destacar que nesti oficiu, propiu d’homes, tamién en Menudeiru hubiera una moza madreñera, Justa de casa Vidal.. Estois madreñeiros citaos encomenzaron, hacia l’añu 1940. Hai que tener en cuenta que naquel entós los recursos yeran escasos ya había muita xente nas casas ya l’oficiu de madreñeiru aportaba una ayuda a la economía familiar. 

LAS MADREÑAS
 
Las madreñas tuvieron anguañu n’Asturies un usu indiscrimináu en cuanto a edades ya clases sociales, tanto las usaba’l médicu comu l’aldeanu, el cura, el maestru, los paisanos ya los nenos. Un calzáu adautáu dafeitu a la nuesa climatoloxía. Esto foi lo que favorecéu que pervivieran hasta güei nas aldeas asturianas. Tán feitas d’una sola pieza de madera, siempre d’árboles autóctonos: castañal, umeiru, faya, abedul, nozal, salgueiru, etc. La madera tien que tar verde, ya dicir, acabada de cortar. La madreña ta feita d’una sola pieza anque se distinguen nel.la varias partes.
Las ferramientas empleadas pa la sua fabricación entovía las usan los poucos artesanos que quedan güei n’Asturias. Estas son las más importantes: el rayador, l’esbocador, esgubia, bárganu, zuola, cuchilla, cuchilla de cepillar, bastrén, ya cuchilla pa sacar la zuola; picadeiru, bancu onde se cepillan las madreñas, bancu de talandoria ya chegra.
El procesu de fabricación ya mui curiosu. El madreñeiru vei al monte, tronza la madera en rol.los que seyan fáciles de trasportar. Yá nel taller de trabayu fiéndelos en tayos del tamañu aprosimáu a las madreñas que quier facer. Cola bruosa estabaza’l tayu pa poder encomenzar sacándo-y la boca ya los tacos. Cola zuola va aniciándose l’empeine ya la boca de la pieza ya tallando los tacos. Después suxétasa la madreña nel potru colas pinas onda continúa tol procesu de fabricación. Una vez acabadas, con una esgubia tállanse unos dibuxos na tapa: formas xeométricas, abanicos, flores ya fueyas, son los decoraos más corrientes. Según l’usu que se-ys vaya dar píntanse ya barnízanse. 
Col fin de que s’agarren meyor al terrén ya que nun se gasten pronto los tacos, las madreñas fiérransa antes d’estrenalas, bien con gomas de llanta clavadas con puntas a los tacos, ou con un cachu lata del tamañu de los tacos ya clavada a éstos con carchuelas. 
Si, pola mor del usu, fienden na tapa o nel calcañu, pónse-yos una cantesa (cachu d’alambre que las suxeta d’un l.lau al outru pa que nun sigan fendiendo). 
Anguañu, cuando s’usaban carpinos metíase-ys un puñáu da yerba seca pa face-ys meyor la ‘cama” y que nun rodara’l pía dientro. 
Según pa las ocasiones que s’usaban, había varios tipos de madreñas: las madreñas de diariu ou las madreñas de zapatilla que s’usaban pa dir a misa ya en fiestas ou días señalaos. Estas yeran talladas ya pintadas, generalmente de negru, ou de marrón y si yeran pa nenos podían ir pintadas de coloráu. 
El madreñeiru foi ún de los artesanos más abundantes n’Asturias. Güei son contaos los que trabayan artesanalmente, pues la máquina sustituyó con ventaxa la sua maña. 


Emilio Feito, madreñeiro de Belén, col Príncipe Felipe

Emilio Feito con David Martín Cisneros, madreñeiro de Buseco