Albergue
con la ayuda de: Consejería de Turismo y Cultura
 
Contador gratis
MITOLOXÍA
Por Mª Esther García López

Na parroquia de La Montaña, písase terrenu maraviosu. Hai distintos l.lugares onde habitan seres que la nuesa imaxinación alimentóu durante cientos d’años, ya qu’inda güei viven ente nós, ya son productu del maxín ya fantasía de los vecinos d’esta parroquia que tresmiten xeneración tras xeneración cuentos, l.liendas ya tolos elementos culturales que forman parte de la vida d’esti guapu requeixu d’Asturies que ya la parroquia de La Montaña.

Las encantas.

La encanta la Fonte’l Regueiru
En La Degol.lada. na Fonte l.lamada Fonte’l Regueiru, ou La la Barrera, asitiada a la vera El Camín de la Iglesia mora una encanta dende va munchos años.“ El Regueiro”, un l.lugar propiu pa encantamientos, con carreiros que se pierden no monte, ya un furacón que nun se sabe mui bien unde acaba, nel que paez ser s’escuende un tesoru: unos bueis d’ouru que namás s’atoparán si daquién l.labra ‘l prau “El furacón” con unos bueis ximielgos. Essi tesouru l.lieva escondíu dende que tuvieron al.lí los mouros ya inda naide foi quien a atopalu. Los vecinos afirman que al.lí vive la encanta porque ven las bogadas de roupa blanca, que l.lava no ríu “El Zurdu” ya que tiende nas penas qu’hai enfrente, na sierra de “Las Cruces” ya na de “Capiel.la Martín”. Nos regueiros de la sierra de La Degol.lada tien outras compañeiras.

La encata de Fonte Fría:
En La Degol.lada. no camín que vei hasta Los Chanones, ta asitiada Fonte Fría que da augua mui fría de branu ya d’iviernu más caliente. Enantes había al.li una llaguna bien grande qu’agora ta seca. Nesta fonte, asitiada na sierra de La Degol.lada, según la l.lieenda hai una encanta que guarda un tesouru, unas cuantas bolas d’ouru. Paez ser que cuando los mozos diban a rozar ganza, ya diban a apagar la sede a Fonte Fría, yera posible vque-ys saliera la encanta, ya el.los diban con abonda rocea, porque de la encanta a más de la so guapura, tamién podía clava-ys el peine na cabeza, encantalos ya l.levalos pa siempre
La encanta’l Monte’l Castiel.lu
Ente Zreizal ya Caxóus, ta esti monte zarráu con baláu por una de las partes. Ellí miedra una faya mui alta ya con muita redoma. Según una l.lienda, nesti monte hai una encanta, que guarda un tesouru escondíu nas cuevas: nueve bolas d’ouru que fueron escondidas polos mouros. Según creencia popular, la l.lienda que nos diz de la esistencia d’esta encanta ta guardada no Monasteriu de Corias.
La encanta de La Cuova’l Forcón. Paladeperre.
La Cuova’l Forcón ta asitiada a la vera’l Ríu Negru cerca de las Veigas en Paladeperre. Nesta cuova mora una encanta que guarda tesouros escondíos dende cuantayá. Sal al oscurecer ya polas mañanas a beber augua del Ríu, momentu que si pasa por al.lí dalgún mozu, podría vela ya desencantala.

L.lugares onde seres maraviosos tienen la sua morada.
La Ponte Marfón que ta asitiada sobre’l Ríu Negru en Paladeperre, cerca de las fincas del mesmu nome. Ya un l.lugar de misteriu onde’l diañu- y presta apaecer ya meter mieu a los más valientes. Cuentan los vecinos que nuna ocasión, apaecióse-y a un paisanu que tenía las uveas paciendo del outru l.lau, en Los Chanitinos. Cuando yá pasara la ponte cuntóulas, víu que-y faltaba una ya volvéu por el.la. Atopóula al.lí ya garróula al l.lombu. Cuando yá pasara outra vez la ponte, diz-y la uvea: 
- “Apóusame a xeitiquín que me vas romper el güeviquín”. Él dixo-y: 
- "Arreniego’l diañu" . 
Ya la uvea escapóu ríndose a cascaradas ya desapaecéu.
Por eso la xente da-y ciertu respetu pasar por esta ponte onde sal el diañu cuando-y peta.
El monte Detrás del Cortín. 
Nel l.lugar d’El Mazu, xustamente detrás del tesu, ta asitiáu esti monte solanu, con dalgún árbol ya maleza. Al.lí nesi l.lugar, según creencia popular vese, de xemes en cuando, un fou arder con muita l.lama. Dalgunos vecinos alarmaos pola quema, van corriendo al l.lugar ya cuando chegan al sitiu quedan sorprendíos porque ven cómo’l terrén nunta queimáu nin tampouco hai señas de qu'hubiera fou, nin ceniza, nin borrayu nin nada. Namás aquel resplandior que ya un fenómenu que l.lamaba l’atención de los que lo vían. A.lí mesmu apaezse un caballu blancu que paez ser que ta comprobáu que ye’l mesmu diañu. Trota ya trota, ya l.lou desapaecía. La xente tien mieu nesti l.lugar, sobre too cuando ven el fou arder, porque ya un pínfanu que si te sales del camín pues baxar a vuoltas hasta’l ríu, ya si apaez el misteriosu caballu blancu, ya fácil distraese ya caer por al.í como si’l mesmu demoniu t’empautara…
El Ríu Negru 
Esti ríu que cuerre dende Concernosu hasta L.luarca, naz na sierra de Las Cruces, nun l.lugar que pertenez a la braña del Sel.lón (conceyu de Vil.layón); fórmase d' El Regueiru de Las Cruces, El Regueiru Meiralón, El Regueiru Las Corradas,ya’l Regueiru L’Anchona. Ente toos formen el sou nacimientu. Nel sou recorríu atraviesa la parroquia de La Montaña en direición S –N. ya recuerre la vil.la de L.luarca hasta desembocar no Mar Cantábricu. Dicen los paisanos que se llama asina porque l.levaba l’augua chena de sangre de la batalla tan sangrienta qu’hubo n’El Picu’l Sagredal contra los mouros.
La Degol.lada. Esti ya’l nome del pueblu asitiáu ente los montes, de Las Cruces, Capiel.lamartín, Sierra las Tercenadas, ya Sierra d La Degol.lada. Asitiáu nun terrén que forma un pequeñu cuetu, tien una parte chana ya outra mui cuesta.. No campu La Cruz crúcense los caminos que van pa la iglesia de Belén ya ‘l camín que vei pa Las Tercenadas. D’al.lí sal otru camín pal avisíu ya otru camín pa la sierra.
Esti campu agora ta atravesáu pola carretera comarcal que l.lieva dende L.luarca a Vil.layón. y al.lí mesmu, no míticu Campu la Cruz foi onde dicen qu’ hubo una gran batalla contra los mouros; y paez ser qu’al.lí fueron degol.laos. Esta gran batalla, según la etimoloxía popular, da nome a esti pueblu: La Degol.lada.
La Vuolta’l Batán ta al.lugada en Paladeperre y al.lí había, antiguamente, un batán. Según diz la xente del l.lugar, nesa vuelta, apaecióse-y el diablu al bataneiru cuando diba a iguar el batán. Cuando sonaba’l batán con distintu soníu yera que se corría la tela. Un día sonó’l batán mal y salió’l bataneiru a igualu. Na vuelta’l Batán topóu a un paisanu, mui retrepu y si él diba pa un llau, el paisanu tamién y si él diba pa otru, el paisanu tamién. Nun-y dexaba pasar, con esta burlla, hasta que lo engafentó, y al nun podelu dixo:
- ¡Xesús, arreniegu’l diablu! 
Y l’home marchó riéndose a cascaraes. Él volvió pa casa too asustáu, porque taba seguru de que yera’l diablu que se taba rindo d’él.

CLICK PARA AMPLIAR
El Fresno. Río Negro y molín